EL VOCERO DEL PRECANDIDATO.

Columna: Sin Rodeos.

Por: Junior G Feliz.

Hay diferentes modelos de hacer política y hay diferentes formas de promover un político.

El viejo modelo o la vieja escuela, son los cara a cara en los barrios, para ir junto al Precandidato a realizar su oferta, porque equis candidato debe continuar en el poder.

En este modelo, es muy raro encontrar a alguien de la oposición del mismo partido o contrario a este, ofender a los seguidores o al candidato. Aquí nadie le dice ladrón a nadie, pero mucho menos le habla de miseria, ya que lo tiene de frente.

En la actualidad, los recursos electrónicos, dígase, Smartphone, Table, PC, con el internet de aliado, los grupos de Whassap y las redes sociales, aparecen unos asesinos mentales, que escriben todo lo que el teclado le permiten, con la finalidad de desacreditar los que ellos entienden son los oponentes de quienes ellos apoyan.

Las descalificaciones a los oponentes, está más que demostrado, lo que lo hace es crecer más y venderlo gratuitamente.
El vocero tiene tanta fiebre que su candidato lo vea defendiéndolo, que su ocupación es convertirse en vampiro de las redes y su alimento es ver todo negativo.

Otras de las cualidades es creer que gana el tiempo descalificando el contrario y perder el tiempo vendiendo su candidato.

Al final de la jornada, cuando todo le sale mal, el primero que se esconde es el vocero del precandidato.

Que Opinas

Deja un comentario